Es un niño, déjalo ser.

Muchas personas me dicen que soy muy tranquila, relajada, que tengo mucha paciencia, en fin… por decir seguramente que soy descuidada, podría pensar yo.

La gente que me dice esto lo hace cuando dejo mi hijo sea él, que sea feliz, que se comporte y se exprese como él lo siente, como es su personalidad; aclaro que no hablo de pasarle groserías por alto o que convierta la casa en un campo de guerra, para nada, se que los limites igual deben existir, me refiero a esto cuando lo dejo saltar en los charcos, tirarse en la tierra a jugar y llenarse de esta de la cabeza a los pies, cuando lo dejo comer una paleta sin esta detrás de el con un vaso o una servilleta limpiándolo, cuando un día cualquiera del año el decide salir disfrazado o vestido como un bocadillo, cuando con los marcadores se quiere hacer dibujos en sus manos, barriguita o en alguna parte de mi cuerpo, cuando trepa, escala y luego quiere saltar, etc.

Si lo miramos desde el punto de vista de un adulto, claro que no es normal, pensamos antes de saltar en un charco porque nos vamos a ensuciar, pensamos antes de regarnos un helado encima por que nos vamos a ensuciar… y así con cada uno de los ejemplos, pero ellos no, ellos no piensan esas cosas, para ellos es un disfrute total experimentar, tocar, regarse, saltar; así aprenden, así conocen la vida.

Por eso hoy mi mensaje es para las mamas que se estresan con esas cosas, simplemente son niños, déjalos vivir, no pasa nada, les cambias la ropa y listo, no es que yo sea demasiado relajada o demasiado paciente, simplemente quiero que mi hijo viva feliz, sin preocuparme por cosas que realmente no son importantes, hace poco escuche del pediatra Carlos González que saltar charcos era permitido frente a la policía, el smad o cualquier autoridad pública, pero delante de una mamá no!!. Y es que creo que a veces nos pasamos de estrictas con nuestros hijos con cosas sin importancia.

Te invito a que hagas el experimento, sal con tu hijo a saltar charcos, a llenarte de tierra, a untarse de pintura entre los dos, vas a ver la felicidad del niño y muy seguramente tu también lo disfrutaras enormemente, eso es pasajero, llegara el día en que tu hijo no se quiera ensuciar y no le asombre lo lindo que puede ser salir y mojarse bajo la lluvia.

Disfrútalos hoy, crecen rápido y ese mugresito rodando por la casa en unos 15 años ya te hará falta.

 

Anuncios

2 comentarios sobre “Es un niño, déjalo ser.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s