La frustración de ser mamá

No sé ustedes, pero para mí ser mamá es cosa de duros, y como dice el título, no es que me sienta frustrada por ser mamá, simplemente se acerca a la realidad que muchas mujeres vivimos en el día a día, por eso hoy quiero escribirles en mis palabras porque la frustración de ser mamá.

Como mujeres, genéticamente estamos preparadas para ser multitareas, podemos hacer mil cosas al mismo tiempo y logramos cumplirlas, solemos encargarnos de la casa, las compras, pagar las cuentas, criar los hijos, producir dinero, ser hija, esposa, hermana y amiga… en fin, seguramente se me escapan muchas más, y es que hacer todo esto está bien, el problema es cuando quieres hacerlas todas al mismo tiempo, cumplir con todo y que todo te salga bien.

Cuando somos mamás tenemos un montón de emociones revueltas, y allí es donde la frustración de ser mamá aparece.

Quiero viajar sola o con mi esposo, pero me siento mal por dejar a mis hijos al cuidado de otro.

Quiero trabajar, ser exitosa y muy productiva, pero me siento mal por no estar todo el tiempo al cuidado de mis hijos.

Me preocupo por su alimentación, si ven o no televisión, si comen o no dulces, para todo debo ser un buen ejemplo, porque definitivamente ellos son unas esponjas.

Algunos días quisiera simplemente dormir, tirarme al sofá y ver televisión o leer un libro… lo anterior sin ser interrumpida.

Ir a la peluquería, arreglarme las uñas, hacerme un buen masaje, sin el afán de llegar rápido donde mis hijos o en el otro caso con mis hijos al lado llamándome todo el tiempo o pidiéndome algo.

Escuchar mil veces la palabra mamá, mamá, mamá, mamá… será que algún día esa palabra se acaba? Y con una sonrisa mirar y preguntar: que quieres hijo?.

Caminar por un centro comercial y entrar a los almacenes sin afán y sin sentir la necesidad de tener mil ojos porque no sabes tu hijo donde va a parar.

Sentarme tranquila en el computador, escribir, responder correos, trabajar en algún proyecto y no tener sobre mí a mi hijo diciendo: mamá me pones monstruos en el computador.

Salir a comer con mi esposo, tomarme una copa y poder hablar hasta tarde en la noche sin que los ojos me pesen y me quede dormida en medio de la conversación.

En fin… por todo esto, muchas veces siento frustración como mamá, como mujer, por querer hacer todo y sentirme cansada, porque estamos educadas para no parar.

Ahora, no cambiaría nada en el mundo el hecho de ser mamá, si me dieran a elegir, elegiría mil y una vez ser mamá de mis hijos, porque aunque suene al típico discurso, es imposible describir el amor que sentimos por ellos, lo bueno es que todo lo anterior tiene solución, los niños no son niños toda la vida, crecen y rápido, no dependerán 100% de mi toda la vida, seguramente en algún momento extrañare ese: mamá, mamá, mamá… que hoy me persigue, y como lo dije anteriormente espero que esa palabra para mí nunca se acabe.

En conclusión, esta es la frustración de ser mamá, querer hacer tanto pero amarlos tan locamente que nada importa, porque en unos años estoy segura que todo eso lo podre hacer tranquila y lo mejor de la mano de ellos, sin afanes y sin las necesidades que tienen los niños, simplemente de la mano de dos hijos que la vida me regalo, más maduros y con sus propias necesidades.

Si te gusto compártelo, si quieres saber más de CatalaMamá sígueme en las redes:

Instagram y Facebook como @catalamama

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s